La mayoría de los teclados inalámbricos funcionan con radiofrecuencia, infrarrojos o onda corta UHF. Suena complejo, ¿no? Entonces hagámoslo simple. Piensa en un teclado inalámbrico que funcione de la misma manera que un mando a distancia. Escribes un código, y el dispositivo responde a tu orden. Teclados inalámbricos que utilizar la tecnología de infrarrojos (normalmente se pueden reconocer por la luz roja) dependen de las ondas de luz para transmitir sus señales, por lo que una lámpara fluorescente potente puede tener el potencial de interrumpir cualquier señal. De forma similar, cualquier teclado que funcione utilizando radiofrecuencia puede ser desechado si hay un transistor AM/FM funcionando dentro del alcance del receptor. Sigue la misma lógica para cualquier teclado inalámbrico que utilice la onda corta UHF (es decir, la señal del teclado puede ser perturbada por cualquier TV).