Un lavavajillas requiere electricidad para funcionar y su grado de consumo se indica con una letra, que va desde A+++, el más económico de D, el menos económico. Además, esta etiqueta debe ser indicada en todos los aparatos comercializados desde el 1 de enero de 2000. El más ecológico se caracteriza por el color verde.